Mi Carrito

Cerrar

EL VINO Y LA SALUD

el vino y la salud

Luis Gómez  Por: Luis Gómez

En la edad media, el vino se consideraba parte de la dieta diaria debido a la falta de agua potable. En los siglos posteriores y gracias al renacimiento y la ciencia, los problemas de agua potable se solucionaron y con ello el vino salió del consumo diario de muchos pueblos de Europa, pero no para los franceses.

En 1992 los autores franceses Renauld y De Lorgeril, observaron una baja incidencia de enfermedades coronarias en Francia en comparación con el resto de Europa, especialmente con el Reino Unido, a pesar de una ingesta similar en ácidos grasos saturados, tabaquismo y falta de ejercicio. Este fenómeno atrajo la atención de la comunidad médica, gracias a la cual ahora este fenómeno es conocido como “la paradoja francesa”   

Diversos autores explican la paradoja francesa como el resultado de la llamada “dieta mediterránea” la cual es abundante en vegetales, frutas, aceite de olivo y especialmente vino, todos ricos en vitaminas y compuestos fenólicos.

En estudios clínicos se ha demostrado que personas que consumen vino en lugar de otra bebida alcohólica como la cerveza, presentan menos riesgos de muerte por problemas cardiovasculares lo cual se ha explicado al contenido de compuestos antioxidantes polifenólicos, presentes en el vino y en las uvas que le dieron origen.

Las pruebas denominadas in vivo, son llevadas acabo con animales de laboratorio, y es gracias a estas pruebas que se sabe de los efectos benéficos a la salud que poseen los compuestos contenidos en el vino y en las uvas como:

  • Disminución del estrés oxidativo.
  • Evitan la agregación de plaquetas sanguíneas, lo cual previene la formación de trombos.
  • Modulan el metabolismo de lipoproteínas y es gracias a esto que se previenen enfermedades cardiovasculares.

Lo bueno se Comparte

Mi Carrito

Subtotal: $ 0

Tu carrito está vacío