Mi Carrito

Cerrar

Conozcamos los corchos para el vino

El día de hoy les quiero platicar sobre un tema del cual me preguntan mucho en las catas que doy, y tiene que ver con los tipos de corcho y si es mejor alguno que otro.

Como conceptos generales los corchos se obtienen del árbol del alcornoque y nos sirven tanto para la conservación de los vinos, como para su correcta evolución. Dependiendo el tipo de vino, normalmente es el tipo de corcho que se utiliza, variando desde taparrosca hasta corcho natural. A continuación, les describiré los tipos de corchos y sus características principales.

 

Corcho Natural: este corcho es 100% del árbol del alcornoque y se utiliza en todo tipo de vinos, aunque normalmente se usan en aquellos vinos con largos periodos de crianza. Las bodegas generalmente los utilizan en sus vinos Premium o de alta gama.

Corcho Aglomerado: este tipo de corcho se realiza con pequeños pedazos de otros corchos, aserrín de corcho o poliuretano. Este tipo de corchos se utiliza normalmente para vinos con una crianza reducida o sin crianza.

Corcho 1+1 o “twin top”: este tipo de corcho es una combinación de los dos anteriores, en donde tenemos el centro de aglomerado y las tapas de corcho natural. Este tipo de corchos normalmente se utiliza con vinos que son de crianza media.

Corcho sintético: estos corchos están realizados de materiales sintéticos que dan la sensación de plástico. Estos existen en diversos colores, desde el corcho natural hasta los de color negro. Normalmente estos corchos los vemos en los vinos que no tienen crianza y que están pensados en su consumo inmediato, ya que este tipo de corcho no permite la entrada de aire y por lo mismo los vinos no evolucionan, a diferencia del resto de corchos que mencionamos anteriormente en donde por su naturaleza permiten la entrada de aire en muy pequeñas cantidades y esta presencia de aire permite precisamente que los vinos sigan evolucionando ya que con el paso del tiempo van ganando características de complejidad muy interesantes.

Taparrosca: este tipo de “corcho” muchas veces les causa a las personas la sensación de que están tomando algo muy “chafa” o malo, cuando la realidad es todo lo contrario. Al utilizar una taparrosca lo único que nos dice es que el vino ya no va a evolucionar más, en otras palabras, esos vinos son para consumo inmediato y pueden ser blancos, rosados y tintos. La idea de los enólogos es que esos vinos se degusten tal cual fueron pensados, que quiere decir esto, al no tener paso de oxígeno, el vino no evoluciona por lo mismo sus sabores, aromas, colores, etc. van a ser muy cercanos a como salieron de la bodega, y esa es la idea que tiene ese enólogo para esa botella.

Espumosos: el corcho del espumoso puede ser de aglomerado o natural, pero la forma es distinta. El espumo al tener gas dentro ejerce una presión muy fuerte al corcho y la forma de triángulo ayuda a que no salga disparado a la menor provocación. Independientemente las botellas de espumoso / champagne tienen una maya de acero que detiene el corcho para evitar que salga volando.

 

Espero que esta información les sea de utilidad y puedan conocer un poco más de los corchos y su finalidad en temas de vinos.

Por cierto, pueden coleccionarlos y apuntar en ellos las fechas en las que tomaron un determinado vino, es algo que se ve muy padre

 

Salud!!

  

 

 

 

Lo bueno se Comparte

Mi Carrito

Subtotal: $ 0

Tu carrito está vacío