Mi Carrito

Cerrar

La forma adecuada de almacenar tus vinos

Anteriormente hemos platicado del cuidado que tenemos que tener con el vino para garantizar su correcta evolución, pero hoy quiero que entremos un poco más a detalle con el almacenaje de los vinos en nuestras casas.

 

Lo primero que tenemos que cuidar son los elementos que normalmente afectan a los vinos, destacando principalmente la luz, cambios de temperatura, olores y posición de las botellas. Las recomendaciones generales que les puedo hacer son las siguientes:

 

Luz: aunque muchas de las botellas, principalmente en vinos tintos, son de un color verde para prevenir que la luz impacte a los vinos que están pensados para guarda, tenemos que buscar que los vinos se guarden en algún lugar en donde no les pegue mucho la luz de forma directa, evitando se genere una evolución que no deseamos en los vinos.

 

Cambios de temperatura: los cambios de temperatura constantes pueden afectar la evolución de los vinos, por lo que debemos buscar que los vinos se encuentren en algún lugar en donde no tengamos cambios bruscos de temperatura e idealmente se encuentren a una temperatura constante.

 

Olores: aunque nos suene extraño, es una realidad que los vinos pueden llegar a absorber aromas y olores que estén cerca de ellos, y pasa principalmente por los corchos, los cuales permiten una micro oxigenación de los vinos, afectando la percepción que tenemos de un vino.

 

Posición del vino: Lo ideal es poder guardar los vinos en una posición horizontal, principalmente los vinos tintos que están pensados para guarda, por lo que es importante que el corcho se mantenga húmedo ya que permite la correcta evolución de los vinos. En el caso de vinos blancos y rosados, están pensados para consumo inmediato, por lo que pueden almacenarse parados. Si algún vino blanco o rosado se quiere guardar por más tiempo y las botellas tienen corcho, lo ideal es guardar las botellas acostadas como un vino tinto.

 

Como recomendaciones generales para guardar los vinos, lo ideal sería el poder tener una cava o refrigerador de vinos en los cuales podamos tener los vinos a una temperatura controlada y sin luz directa. Si no contamos con la cava, se puede buscar algún lugar en la casa sin luz directa ni cambios bruscos de temperatura, como podría ser un closet, hasta alguna bodeguita de almacenamiento con la que se cuente. Por último tratemos de evitar el mantener los vinos en la cocina, ya que ahí se generan tanto cambios de temperatura como muchos aromas que se pueden impregnar en el vino.

 

Cualquier recomendación que necesiten no duden en contactarme en mis redes.

 

Salud!!

 

 

 

 

 

Lo bueno se Comparte

Mi Carrito

Subtotal: $ 0

Tu carrito está vacío