Mi Carrito

Cerrar

Los colores del vino

¿Alguna vez se han preguntado porqué un vino se ve más potente?  ¿con más o menos color? ¿más intenso? ¿color café? ¿color ladrillo?. Estas son preguntas que normalmente recibo en las catas y eventos que realizamos y en esta ocasión quiero compartir con ustedes algunos puntos generales que pueden afectar el color de los vinos. Tocaré de forma general lo que afecta el color en los vinos tintos, blancos y rosados.

 

Vinos tintos

En el vino tinto tenemos diversos factores que afectan qué tan intenso es un vino, así como las diversas tonalidades que puede tener un vino.

El primer punto a considerar está en la propia uva, ya que cada tipo de uva tiene características únicas y diferentes, tanto en el color como en el grosor de la piel de la uva, al afectar la intensidad que tendrá el vino. Por ejemplo, la uva Pinot Noir es una uva que tiene una piel muy delgada y en general sus vinos son medio transparentes; mientras que una uva Malbec tiene la piel más gruesa e impregna mayor color a los vinos.

Otro factor que afecta el vino es el tiempo de maceración de los mismos que ocurre durante el proceso de producción; es decir, cuánto tiempo pasan las pieles de la uva con el jugo después de ser prensados. A mayor tiempo de maceración se da un mayor color en los vinos.

Ya que los vinos están embotellados y salen a la venta, hay varios factores que pueden afectar el color del vino, tal como el cuidado del vino, la exposición al sol o a temperaturas frías, etc. Pero lo que más afecta el color es sin duda el tiempo. Los vinos tintos con el paso del tiempo van cambiando sus colores de morado/púrpura a tonos que empiezan a convertirse en rojizos o bien hacia color ladrillo. Un vino que se ve color ladrillo te habla de un vino de muchos años. El color no afecta la calidad del vino, esto tiene que ver más con el cuidado del vino a lo largo del tiempo.

 

Vinos Blancos

En el caso de los vinos blancos, aunque las uvas también son diferentes entre sí, aquí no se genera una pigmentación derivada de las pieles, ya que el vino blanco en su producción, después del prensado, se pasa a tanques de acero inoxidable sin que se deje reposar con las pieles, aunado al hecho que al ser pieles de color claro no se agrega color adicional al jugo. Los vinos blancos pueden tomar un poco más de color cuando tienen paso por barrica, pero lo que principalmente les va cambiando el color es el tiempo de guarda. En general los vinos blancos están pensados para consumirse en corto plazo, por eso muchas botellas son transparentes y no protegen al vino de la luz. Pero un vino blanco que se va haciendo viejo, va cambiando sus colores de amarillo brillante, color paja, a tonalidades cada vez más cafés, llegando a tomar un color cobrizo, cuando el vino blanco es muy viejo.

 

 

Vinos Rosados

En los vinos rosados depende mucho del proceso de producción que se utilice, ya que estos vinos se pueden hacer por una técnica que se llama “Sangrado” o bien lo que se conoce como “Claretes”. Los vinos rosados con la técnica de sangrado se obtienen al dejar que el jugo esté en contacto con las pieles de la uva por unas horas, lo cual va pintando el vino dándole la tonalidad de rosado. El Clarete se produce con una mezcla de uvas blancas y de uvas tintas. Los vinos Claretes se vinifícan como si fueran vinos tintos, aunque tengan ambos tipos de uvas. Digamos que se generan vinos tintos de bajo color. Este tipo de vinos también se ven afectados por el tiempo, cambiando sus tonalidades de rosados a colores naranjas.

 

Espero que esta información les sea de utilidad para poder distinguir un poco mejor los colores en los vinos y entender qué es lo que puede afectar o alterar el color de un vino.

 

Salud!!

 

 

 

Lo bueno se Comparte

Mi Carrito

Subtotal: $ 0

Tu carrito está vacío